viernes, 24 de octubre de 2008

Borrón y cuenta nueva


Camino a la orilla del mar y me absorbe por completo el ir y venir de la olas. Me llega una rápida corriente de agua que tapa mis pies y con la misma prisa se devuelve, dejando ante mis ojos una lisa y limpia arena blanca en la que se empiezan a marcar mis huellas. Vuelve a subir otra ola y en cuestión de segundos se borran las huellas y vuelve a quedar todo lisito, limpiecito, como nuevo, como recién hecho. Miro para atrás y no hay ni una sola huella porque el mar se ha encargado de borrarlas todas, como para hacerle creer a otro caminante que es el primero en pasar por ahí.

Y me encanta esto de la playa, esa transición extraña entre mar y tierra, ese límite difuso entre agua y arena; y me pienso que si la vida es como la arena a la orilla del mar, entonces ha de tener también espumosas olas que con insistencia se empeñan en borrar las marcas para abrirme un camino nuevo. Y me pienso que el mar de vez en cuando lanza con furia a la orilla palos y troncos y basura, y lo escupe todo y lo pone bien lejos y no lo vuelve nunca a recoger, sino que empieza otra vez de nuevo, calmo, limpiecito y cristalino. Así también de vez en cuando es bueno renovarme y escupirlo todo, y empujar todos los troncos, las hojas y la basura bien lejos para que no sigan subiendo y bajando con mis mareas, y poder volver a ser un mar calmo, limpio y cristalino con espumosas olas apacibles que se empeñan en renovar la hermosa playa de la vida.

4 Comments:

At 11:33 a.m., Blogger Lilly said...

Larissa Pinkola le dice a esto el ciclo de Vida/Muerte/Vida: deshierbar lo que no sirve en nuestras vidas para empezar de nuevo, porque todo tiene que morir para volver a empezar.
Me gusta tu imagen de las espumosas olas, el ir y venir...

 
At 10:52 p.m., Blogger Noem said...

Soltar todo y largarse!
Qué maravilla!

Dichosa La Mar.. dichoso El Mar
Dichoso vos, tan cerca de ellos!

Saludos!

 
At 2:14 p.m., Blogger Francotiradora said...

Memo este post me lo contaste antes de postearlo (valeme si redundo) y tal y como te dije (pidiéndote permiso) lo comenté con mi hija mayor que está pasando por un momento decisorio en su vida. Me trae a la mente múltiples imagénes preciosas... generáste en mi, en aquel momento y ahora una sensación de paz. Gracias de verdad.

 
At 12:48 p.m., Blogger en bicicleta said...

hágalo...cuenta conmigo, usted sabe!

 

Publicar un comentario

<< Home