jueves, 10 de junio de 2010

Genérico

No llegó sino que apareció, así como de la nada. Emergió de las profundidades o descendió desde los cielos, pero apareció.

Era flaco, feo y hasta medio pelón. Estaba muerto de hambre e imploraba por comida. No había nada que pensar y lo adoptamos, bueno, eso creímos y se quedó viviendo en la casa.

Contradiciendo lo que mis ojos veían, todos los días le decía que era lindo y que era el mejor y el más guapo, a la vez que le hacía cosquillas en medio de sus dos orejas de pico.

Y cual “efecto pigmaleón”, el gato creció, y se “empeló” y se engordó y se enchanchó y se expandió y se empezó a adueñar de la casa y de las cosas, y por supuesto de nosotros.

Y ahora hace lo que le da la gana y se hace lo que él dice, y solo una mirada tierna y suplicante le basta para que automáticamente le estemos sirviendo la comida.

Como debe ser, sólo come y duerme, y duerme y duerme; y cuando le da la gana exige cariño y atención, y cuando se cansa de uno, exige distancia y simplemente se va …

Ahora no sé si le tengo cariño o envidia. No sé si tengo un gato o más bien él me tiene a mí.

4 Comments:

At 12:20 a.m., Blogger Lilly Edgerton said...

Con semejantes refuerzos de autoestima, que le dijeran a diario que era guapo sin serlo, está claro que el gato, que ya no es pelón, te tiene a vos y no al revés.
Bienvenido al mundo de los poseídos por un felino.

 
At 8:18 a.m., Blogger Francotiradora said...

Maravillosa presencia las de los gatos... siempre he creído que es una de las maneras que tiene la naturaleza de enseñarnos, de educarnos... los gatos tienen lo que necesitan únicamente, no se afanan por más... dan y piden sin depender, quizás es un exceso, pero de cierta forma son geniales. A mi dos hermosas gatas me tienen por "dueña".

 
At 10:25 a.m., Anonymous Anónimo said...

Siempre me he preguntado quien es el amo???
Engañadas, las personas pensamos q dominamos, pero al final, aquello q pensamor tener, nos tiene!
Parece ser ley de vida...

 
At 6:59 p.m., Blogger Zorayda Gomez said...

Bandido Genérico que, celoso y vengativo, ensució su lado del asiento para que yo no me volviera a sentar...lo recuerdo bien, ingenioso el gatito a la hora de pelear por su espacio, jajaja! :-)

 

Publicar un comentario

<< Home