miércoles, 14 de octubre de 2009

TLC: Trabajo para los costarricenses



A dos años de haber simulado un referéndum en Costa Rica para ver si se aprobaba un “Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos”, cuya transparencia, legitimidad e imparcialidad mejor no recordemos en este momento; traigo a colación una semerenda noticia que recientemente leí.


Bajo el dogma de que la apertura comercial sin duda nos aporta más empleo, y que lo contrario nos deja sin brete a todos, quienes promovían este TLC impulsaron el lema “Yo Sí trabajo”, dando a entender que quienes votaban “Sí” le decían sí al empleo, y por ende, quienes votamos No, o éramos unos pargos o bien unos irresponsables, irracionales y dementes que no entendíamos lo obvio de este asunto tan sencillo, que el TLC es igual a “Trabajo para los Costarricenses”!!!!!


Y vean ustedes qué curioso. Resulta que la OIT junto con la OMC se pusieron a investigar y concluyeron que “La globalización no logró crear mejores condiciones de trabajo en el mundo en desarrollo” y que “el fuerte crecimiento de la economía global no ha llevado, hasta ahora, a la correspondiente mejora en las condiciones de trabajo y los estándares de vida de muchos".


Y eso no es todo, resulta que concluye el mero mero director general de la OMC, Pascal Lamy que "el comercio ha contribuido al crecimiento y al desarrollo mundial. Pero esto no se ha traducido en forma automática en una mejora en la calidad del empleo".


Ah caray!!! diría don Abel Pacheco, quien en aquel entonces se lavó las manos pasando el documentico del TLC a una “Junta de Notables” que notó que no se entendía mucho que digamos el librito ese.


¿Entonces como es la cosa? Ahora resulta que el libre comercio favorece el “crecimiento y desarrollo mundial” pero no el de la gente. Entonces ¿para qué me sirve?


Señores, señoras distinguidos y distinguidas ciudadanos y ciudadanas de este noble país, permítame informarle que si votó por el Sí lo agarraron de mono o de mona una vez más, tal como era de esperar. Y si votó por el No, en cuestión de dos años esto ha dado tanta vuelta tan rápido, que muy fácilmente hoy es posible verificar que el “libre comercio” (si es que existe), no se traduce en desarrollo para nuestros países ni para nuestra gente, tal como desde entonces lo veníamos diciendo.


Y hablando de ironías y vueltas de la vida, el mega mercado al que nuestros gobernantes le dijeron Sí, eclipsados por su poderío y riqueza, resulta que entró en una de las peores crisis de su historia y ya no es tan rico y tan robusto como se decía, y aunque se está recuperando, aún es incierta su estabilidad.


Y por último la segunda ironía. La noticia la leí en la versión digital del diario La Nación, el que defendió ciegamente la conveniencia de votar por el Sí porque sino nos comería el monstruo de la pobreza y la desolación.



2 Comments:

At 6:46 p.m., Blogger Lilly said...

A esto hay que añadir el problema del déficit fiscal, que se agrava todavía más con el libre comercio porque no se pagan impuestos.

Y vean la recomendación del FMI:
El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que Costa Rica requiere aumentar los ingresos por impuestos para mantener el impulso en el crecimiento de la producción en el mediano plazo.

“Se requerirá un aumento sustancial de los ingresos, incluso mediante la ampliación de la base tributaria y el fortalecimiento de la administración tributaria”.

 
At 3:01 p.m., Blogger rioco no voto said...

Buenas tardes, les escribimos para solicitar su autorización para utilizar la imagen que ilustra publicación. Esto es necesario para la publicación de un artículo científico.

 

Publicar un comentario

<< Home