lunes, 30 de agosto de 2010

Pacto de Paz

Considerando:
Que el mundo se acaba.
Que la vida es corta.

Que los años pasan.
Que los años pesan.

Que este mundo está loco
y hace demasiado ruido y me aturde.

Que hay mil razones para ser infeliz y desolado.
Que hay diez mil razones para ser feliz y satisfecho.

Que he caminado con muchas cargas en la espalda
intentando mantener la elegancia y la cordura.

Que me he conducido por la razón y la prudencia
aunque no siempre y casi nunca me llevan al mejor destino.

Por tanto:
Se decreta un Pacto de Paz
con la existencia, con la vida
con migo mismo y los demás.

Se instaura la Paz como valor supremo y norma de vida frente a cualquier situación, hecho, persona o condición.

Se declara una Amnistía General de todos los agravios y resentimientos no resueltos exceptuando los acaecidos en la infancia, que como no prescriben, serán remitidos a la Justicia Suprema para su respectiva resolución.

Se eliminan por completo las bodegas de expedientes de los agravios y resentimientos no resueltos, y se procederá con su incineración inmediata al momento en que se publique el presente Pacto de Paz.

Se instaura el Consejo Superior de Paz conformado por la mente, el corazón y las respectivas dependencias de ambos: las emociones, la intuición, el sexto sentido, la sensatez, el buen juicio, la testarudez, el deseo y la inspiración.

Todo conflicto o diferendo será de conocimiento del Consejo Superior de Paz quien sesionará de forma inmediata a los hechos que lo ameriten.

Se establece como plazo máximo un periodo de 24 horas para que el Consejo Superior de Paz resuelva cualquier conflicto, agravio o resentimiento, o bien lo remita a las Instancias Superiores para su respectiva resolución.

En caso de empate, el voto del corazón vale por dos.

Se eliminan los supremos poderes hasta ahora ostentados por el hígado, quien en adelante será un órgano supeditado a los designios del corazón, con derecho de voz pero no de voto.

Con los recursos que se destinaban para la custodia y mantenimiento de los expedientes, se acondicionarán las bodegas para albergar Centros de Paz destinados a la promoción de actividades relacionadas con el ocio, el placer, el descanso, el disfrute, la creatividad, el auto cuido, la cocina, el coloquio, el baile, la sana espiritualidad, el vinculo con la naturaleza, la contemplación del mar y cualquier otra actividad que contribuya con el mantenimiento y preservación de la Paz.

Transitorios: Ninguno

Rige a partir de su publicación y se establece el Pacto de Paz como norma de acatamiento obligatorio para todas las partes.

República de Memo, 14 agosto de 2010.

4 Comments:

At 8:33 a.m., Anonymous ék... said...

Voto que la Pasión -o Intensidad para más apropiado -que se trata en el entrelíneas (baile, cocina, autocuido.... juegos de palabras con vecinas virtuales -que no se menciona pero que yo acabo de inventar) se eleve a dependencia del Consejo Superior, la más violenta y desequilibrada, pero la más honesta...

Además, se me ocurre que lo siguiente puede ser un manifiesto de política exterior con desarme paulatino, hasta llegar a abolición del ejército (sin derecho a enmiendas constitucionales).. así como para que ese espíritu de Fundación de la Segunda República realmente lo posea todo...

 
At 9:59 a.m., Anonymous Marina said...

Podemos publicar esto? Digo hacerlo público, con derechos de autor, por supuesto.

Merece ser publicado. Merece ser compartido. Merece ser instaurado.

 
At 9:44 a.m., Anonymous Anónimo said...

Las palabras se quedan cortas y para nada sirven.

 
At 11:29 a.m., Blogger Memo said...

Si fueran tan cortas tan siquiera generarían reacciones como la suya, por consiguiente las palabras siempre sirven para algo!!!

 

Publicar un comentario

<< Home